Murcia

Ciudad moderna, dotada de todos los equipamientos e infraestructuras necesarios, con un amplio complejo universitario y con un Auditorio y Palacio de Congresos. El primer templo de Murcia es su Catedral. Es una ciudad que mantiene sus tradiciones en lo que a fiestas se refiere. Así, la Semana Santa, con evidentes influjos de la huerta murciana, pone en las calles las esculturas de Salzillo y otros importantes imagineros. La huerta es también la protagonista del Bando, uno de los principales actos de las denominadas Fiestas de Primavera. Por un día, la huerta toma la ciudad, en una jornada en la que las vestimentas son prueba de la unión entre la ciudad y su huerta. El Entierro de la Sardina, por su parte, es el colofón a las citadas fiestas. Un desfile multicolor declarado de Interés Turístico Internacional, con carrozas y miles de regalos para el público que abarrota las calles murcianas. Como también lo hace en la Feria de Murcia la Romería, en la que se acompaña a la Patrona, la Virgen de la Fuensanta, hasta su Santuario. La importancia de la huerta es palpable en la gastronomía murciana, donde predomina el consumo de vegetales y hortalizas. Platos como el zarangollo, el pisto, la ensalada murciana, el arroz con verduras o con habichuelas, se complementan con las carnes, con el típico pastel de carne ó el de cierva.